Santoral 1 de junio: ¡Descubre qué Santos se celebran hoy!

Cada día del año la iglesia católica conmemora a uno o varios santos por ser un ejemplo a seguir. Muchos celebran su santo cuando coincide con el santo que lleva su mismo nombre e incluso algunos lo hacen con la misma emoción que su cumpleaños. Otros, sin embargo, desconocen su existencia. Y tú, ¿sabes que santo se celebra este 1 de junio y por qué le fue otorgado este nombramiento?

NUEVO Y GRATIS:El Santo del Día, ahora en WhatsApp ¡Recibe cada día el Santoral en tu teléfono!

El santo del 1 de junio: San Justino

En el santoral de hoy celebramos el santo de Justino, aunque actualmente ya no es un nombre tan común como en el pasado, aún hay gente con este nombre que hoy puede celebrar su santo.

Justino fue un santo nacido en Flavia Neapolis, en la actual Cisjordania, que vivió durante la primera mitad del siglo II. Quizás sorprenda a muchos, pero este santo fue pagano en sus inicios, principalmente porque su familia también lo era.

Desde bien joven se inició en la filosofía y se interesó por absorber todo el conocimiento posible. Su vida cambió por completo cuando un anciano le habló sobre la religión cristiana.

Justino escuchó sus palabras con interés para, más tarde, profundizar en el tema leyendo las Sagradas Escrituras. Una vez convertido en experto de la materia decidió fundar su propia escuela en Roma donde compartiría sus conocimientos hasta el fin de sus días.

Santoral de este jueves: santos que se celebran el día 1

A continuación, recogemos el santoral de este día. Por ello, aparecen todos aquellos santos que se celebran también este jueves, 1 de junio.

1. San Ronan de Quimper: Fue un santo peregrino irlandés al que se le asocian diversos milagros. Una vez fallecido, sus reliquias permitieron curar heridas, discapacidades, liberar de posesiones y proteger a Quimper de un incendio.

2. Virgen de la Luz: Se trata de una advocación de la Virgen María, a la que se le atribuyen milagros relacionados con pandemias, inundaciones y enfermedades.

3. San Próculo de Bolonia: Santo italiano y patrón militar de Bolonia. Se dice que fue el encargado de difundir el mensaje de la religión cristiana entre los paganos que se encontraban cerca de la ciudad italiana.

4. San Floro de Arvernia: Fue un anacoreta que vivió en el siglo V en Francia. Se dice que San Floro realizó muchos milagros, entre ellos la conversión de los habitantes de una ciudad al cristianismo.

5. San Íñigo de Oña: Fue un sacerdote franciscano. Se le atribuyen diversos milagros, siendo el más conocido el de la curación de un paralítico en la villa de Azpeitia.

6. San Vistano: Fue un líder de los sarrasenos que se convirtió al cristianismo. Se le considera el fundador de la abadía de San Vistano en la Toscana.

7. San Caprasio de Lérins: Fue un abad y escritor del siglo VI. Es conocido por su obra «Regula ad monachos», que establece las reglas que deben seguir los monjes.

8. San Isquirión y compañeros: Fue un mártir que murió en el siglo III. Junto a él, murieron varios compañeros, todos los cuales son venerados en la iglesia católica.

9. San Simeón de Tréveris: Fue un obispo que vivió en el siglo VII. Se dice que realizó muchos milagros, y que su intercesión fue clave en la curación de los enfermos de Tréveris.

10. San Fortunato de Montefalco: Fue un sacerdote y eremita que vivió en Italia en el siglo XIII. Es conocido por su vida de austeridad y por su labor pastoral entre los habitantes de Montefalco.

11. San Aníbal María Di Francia: Fue un sacerdote italiano que fundó la congregación de las Hijas del Divino Amor. Su labor se centró en la educación de los jóvenes y en la ayuda a los pobres y necesitados.

12. San José Tuc: Fue un sacerdote vietnamita que murió martirizado en el siglo XIX. Fue beatificado en 1900 y canonizado en 1988 por el papa Juan Pablo II.

Como podemos ver, el santoral de este día nos ofrece una gran cantidad de santos y figuras religiosas que han tenido un gran impacto en la historia de la iglesia católica. Cada uno de ellos es un ejemplo de fe y de entrega al prójimo, y son un recordatorio de que la humildad y la caridad son valores que debemos cultivar en nuestro día a día.

Deja un comentario