«Pago en diferido: alerta del Banco de España ante su auge en la pandemia»

El Banco de España alerta sobre el riesgo de comprar en diferido

En uno de sus múltiples y recurrentes preavisos a la ciudadanía, El Banco de España se enfoca esta vez en el método de pago de la compra en diferido, una tendencia al alza desde la pandemia. Según los datos que maneja la entidad, cada vez más usuarios tienden a optar por esta fórmula de pago para adquirir bienes y servicios en tiempos difíciles.

El pago en diferido es un mecanismo de financiación que permite aplazar el pago de la compra en el tiempo. En general, este servicio se ofrece en las tiendas que colaboran con las financieras, emisoras de tarjetas de crédito y grandes superficies. De esta manera, los consumidores pueden acceder a productos y servicios que, de otro modo, serían imposibles de adquirir.

Te recomendamos  ¡Atención! Junio trae 10 impuestos a pagar: evita sanciones de la Agencia Tributaria

No obstante, el Banco de España recomienda a los compradores que utilicen este servicio con moderación y responsabilidad, ya que puede conllevar riesgos para su economía y solvencia financiera.

Entre los peligros asociados a la compra en diferido, destacan los altos intereses y comisiones que se aplican a los préstamos, así como la posible acumulación de deudas. Además, el pago aplazado puede generar un efecto psicológico que induce al consumo excesivo e irreflexivo a corto plazo.

Por otro lado, el Banco de España también pone de manifiesto el riesgo de que los usuarios se endeuden más allá de lo que realmente pueden permitirse, lo que puede derivar en graves problemas financieros a largo plazo. En este sentido, es fundamental que los consumidores calculen bien su capacidad de pago antes de solicitar un préstamo en la modalidad de pago en diferido.

Te recomendamos  "¡Impulsa tu Carrera! Crea un Currículum Atractivo Gratis con Canva: Guía Paso a Paso"

En conclusión, la compra en diferido es una herramienta útil para permitir a los consumidores adquirir productos y servicios que de otro modo estarían fuera de su alcance. No obstante, su uso debe ser moderado y responsable, y siempre teniendo en cuenta los riesgos asociados a la acumulación de deudas y a la posible sobreexposición financiera. Por ello, desde el Banco de España se hace un llamamiento a la prudencia y a la reflexión antes de proceder a su uso.

Deja un comentario