«Elecciones anticipadas anulan leyes clave del Gobierno de Sánchez: ¿Qué pasará con los derechos laborales?»

El adelanto electoral del Gobierno de Pedro Sánchez cancela leyes importantes

El anuncio de la convocatoria de elecciones generales para el próximo día 23 de julio, ha generado un gran revuelo en el panorama político y social del país. El Gobierno de Pedro Sánchez ha optado por esta medida al considerar que no disponía del apoyo suficiente para seguir gobernando.

Con la confirmación de esta fecha, se han cancelado la mayor parte de las leyes y medidas importantes que habían sido aprobadas por el Ejecutivo y que esperaban ser puestas en marcha en los próximos meses.

Entre ellas, destacan los permisos laborales de la Ley de Familias, que iban a conceder a padres y madres diversas opciones para cuidar a hijos y familiares dependientes, adaptando su jornada a sus necesidades. Este era un paso importante dado que se trata de una de las reivindicaciones de los trabajadores que cada vez valoran más poder conciliar su vida familiar y profesional.

Asimismo, las ayudas a empleadas del hogar también se quedarán en el cajón. Con esta medida, el Gobierno buscaba mejorar las condiciones de trabajo de este colectivo, que está compuesto en su mayoría por mujeres y que sufre una gran precariedad laboral.

Por otro lado, también se cancelará el Plan de Fomento del Autoempleo, que pretendía estimular la creación de nuevas empresas por parte de los emprendedores a través de los incentivos fiscales. Esta medida que, a su vez, buscaba reducir la tasa de desempleo del país, se une a la larga lista de políticas económicas que se han quedado en el aire.

Desde el Gobierno explican que muchas de estas medidas no son de carácter urgente y que se podrán retomar en el futuro. No obstante, algunas voces críticas consideran que se ha perdido una gran oportunidad para avanzar en temas sensibles y necesarios para la ciudadanía.

Por otro lado, la incertidumbre política que se abre a partir de ahora puede generar un efecto negativo en la economía del país, en especial para las pequeñas y medianas empresas, que necesitan una mayor estabilidad y seguridad para tomar decisiones que influyan en su operativa y que marquen la diferencia en su futuro.

En resumen, la convocatoria de elecciones al 23 de julio ha traído consigo la cancelación de muchas medidas importantes que aprobó el Gobierno de Pedro Sánchez. La falta de apoyos parlamentarios ha puesto en jaque las leyes promovidas por el Ejecutivo, que no tendrán tiempo para ver la luz en este mandato. Ahora, toca esperar para ver qué ocurrirá en el futuro, en un escenario político en el que la incertidumbre se ha apoderado de la situación.

Deja un comentario