«Bruselas insta a España a retirar progresivamente las ayudas energéticas y limitar el gasto para sanear su economía»

La Comisión Europea solicita a España el retiro progresivo de las ayudas energéticas

La Comisión Europea ha solicitado formalmente a España la retirada progresiva de las ayudas energéticas que se han aplicado con motivo extraordinario de la inflación o la guerra en Ucrania. Se recomienda que se retiren de forma total en el año 2024, y se destine el dinero ahorrado en disminuir la deuda pública y limitar el gasto.

Sin embargo, si en un futuro se observase que la situación empeora, y se necesite su reinstauración, España deberá hacerlo con cuantías abordables y en este caso la ayuda deberá estar destinada únicamente a proteger a los hogares y empresas más vulnerables. A pesar de ello, estas ayudas han colaborado a incrementar el PIB un 1,1% y a evitar que el alza de precios fuera un 2,3% mayor, sobre el 8,4% que se esperaba.

La reducción del uso de los combustibles fósiles es otra de las disposiciones de la Comisión Europea para España. Dado que España presenta una alta dependencia de los combustibles fósiles, se recomienda hacer uso de energías renovables, disponer de viviendas sociales y asequibles que sean energéticamente más eficientes, y potenciar la adquisición de cualificaciones necesarias para la transición ecológica.

Los consejos de Bruselas a España para limitar la dependencia de ayudas

El equilibrio en las finanzas públicas es una de las principales recomendaciones de la Comisión Europea a España. Asimismo, se aconseja reducir el aumento del gasto público primario al 2,6% como tope en 2024 y, a su vez, recortar el déficit estructural del 0,7% que se exige como obligación en este 2023, equivalente a 9.289 millones de euros.

La Comisión Europea estima que el próximo año no se cumpla el objetivo comunicado en cuanto a gasto público, creciendo un 1,4% en 2024. Además, sugiere mantener la inversión pública financiada a nivel nacional y asegurar la distribución y el buen uso de las subvenciones del fondo de Recuperación y Resiliencia, y otras ayudas de la Unión Europea.

Esto permitiría aplicar en 2024 una política fiscal a medio plazo de saneado “gradual y sostenible” para llegar a 2026 con una economía saneada. También se espera que el déficit de las administraciones caiga por debajo del 3% del PIB en 2025, mientras que el ratio de deuda pública lo haga del 109.1% del PIB a finales de 2024 al 106,8% a finales de 2026.

En conclusión, la Comisión Europea recomienda a España reducir la dependencia de las ayudas energéticas, limitar el gasto y mantener el equilibrio en las finanzas públicas, con el fin de alcanzar una economía estable y saneada.

Deja un comentario